sábado, 24 de septiembre de 2011

OSCAR WILDE



- No hay nada como el amor de una mujer casada. Es una cosa de la que ningún marido tiene la menor idea.

- Perdona siempre a tu enemigo. No hay nada que le enfurezca más.

- Hay solamente una cosa en el mundo peor que hablen de ti, y es que no hablen de ti.

- Para la mayoría de nosotros, la vida verdadera es la vida que no llevamos.

- Lo menos frecuente en este mundo es vivir. La mayoría de la gente existe, eso es todo


- La tragedia de la vejez no es que uno sea viejo, sino que uno es joven.


- Me gustan los hombres con futuro y las mujeres con pasado

- La mejor manera de librarme de la tentación es caer en ella

- Entre un hombre y una mujer no hay amistad posible. Hay amor, odio, pasión, pero no amistad


Un hombre puede ser feliz con cualquier mujer mientras que no la ame

- Una idea que no es peligrosa no merece de ninguna manera el nombre de idea.

- ¿La diferencia entre literatura y periodismo? El periodismo es ilegible y la literatura no se lee. Eso es todo.

Oscar Fingal O'Flahertie Wills Wilde  fue un escritorpoeta y dramaturgo irlandésWilde es considerado uno de los dramaturgos más destacados del Londres victoriano tardío; además, fue una celebridad de la época debido a su gran y aguzado ingenio. Hoy en día, es recordado por sus epigramas, sus obras de teatro y la tragedia de su encarcelamiento, seguida de su temprana muerte.
Hijo de exitosos intelectuales de Dublín, mostró su inteligencia desde edad temprana al adquirir fluidez en el francés y el alemán. En Oxford estudió en el curso de clásicos, llamado Greats; dio pruebas de ser un prominente clasicista, primero en Dublín y luego en Oxford; guiado por dos de sus tutores, Walter Pater y John Ruskin, se dio a conocer por su implicación en la creciente filosofía del esteticismo. También exploró profundamente el catolicismo −religión a la que se convirtió en su lecho de muerte−. Tras su paso por la universidad se trasladó a Londres, donde se movió en los círculos culturales y sociales de moda.
Como un portavoz del esteticismo realizó varias actividades literarias; publicó un libro de poemas, dio conferencias en Estados Unidos y Canadásobre el Renacimiento inglés y después regresó a Londres, donde trabajó prolíficamente como periodista. Conocido por su ingenio mordaz, su vestir extravagante y su brillante conversación, Wilde se convirtió en una de las mayores personalidades de su tiempo.
En la década de 1890 refinó sus ideas sobre la supremacía del arte en una serie de diálogos y ensayos, e incorporó temas de decadencia, duplicidad y belleza en su única novela, El retrato de Dorian Gray. La oportunidad para desarrollar con precisión detalles estéticos y combinarlos con temas sociales le indujo a escribir teatro. En París, escribió Salomé en francés, pero su representación fue prohibida debido a que en la obra aparecían personajes bíblicos. Imperturbable, produjo cuatro comedias de sociedad a principios de la década de 1890, convirtiéndose en uno de los más exitosos dramaturgos del Londres victoriano tardío. En el apogeo de su fama y éxito, mientras su obra maestra, La importancia de llamarse Ernesto seguía representándose en el escenario, Wilde demandó al padre de su amante por difamación. Después de una serie de juicios fue declarado culpable de indecencia grave y encarcelado por dos años, obligado a realizar trabajos forzados. En prisión, escribió De Profundis, una larga carta que describe el viaje espiritual que experimentó luego de sus juicios, un contrapunto oscuro a su anterior filosofía hedonista. Tras su liberación partió inmediatamente a Francia,donde escribió su última obra, La balada de la cárcel de Reading, un poema en conmemoración a los duros ritmos de la vida carcelaria. Murió indigente en París, a la edad de cuarenta y seis años. «Escribí cuando no conocía la vida. Ahora que entiendo su significado, ya no tengo que escribir. La vida no puede escribirse; sólo puede vivirse.»

No hay comentarios:

Publicar un comentario