miércoles, 28 de septiembre de 2011

REINALDO ARENAS
























- Al pueblo cubano tanto en el exilio como en la isla los exhorto a que sigan luchando por la libertad. Mi mensaje no es un mensaje de derrota, sino de lucha y esperanza. Cuba será libre. Yo ya lo soy.


- Las manos son lo mejor que indica el avance del tiempo

- Les dejo como legado todos mis terrores, pero también la esperanza de que Cuba pronto será libre.

- Pues Cuba es un país que produce canallas, delincuentes, demagogos y cobardes en relación desproporcionada a su población.


Reinaldo Arenas Fuentes fue un novelistadramaturgo poeta cubano conocido por sus obras mágico-realistas y su oposición al régimen político de Fidel CastroEstableció su residencia en Nueva York, donde en 1987 le fue diagnosticado el virus del sidaEl 7 de diciembre de 1990, Arenas se suicidó. Envió a la prensa y a sus amigos una sentida carta de despedida, en la que culpaba a Fidel Castro de todos los sufrimientos que padeció en el exilio.


El 7 de diciembre de 1990 el escritor cubano Reinaldo Arenas, en fase terminal del SIDA, se suicidaba en Nueva York dejando este estremecedor testimonio personal y político, que terminó apenas unos días antes de poner fin a su vida. Arenas, en efecto, reunía las tres condiciones más idóneas para convertirse en uno de los muchos parias engendrados por el infierno inquisitorial y carcelario de la Cuba castrista : ser escritor, homosexual y disidente. Silencien o no la presencia de este libro los interesados en perpetuar el engaño, deseamos que sean cada vez menos los que aún digan que ignoran qué encubría, y encubre, el célebre «paraíso caribeño» del patriarca Fidel Castro. De los bajos fondos de la Habana, donde reptan los excluidos del sistema, a la dificultad de vivir, una vez en el exterior, negándose a la discreta neutralidad que la izquierda bien pensante espera de un exiliado cubano, la vida de Arenas fue, muy a pesar suyo, una continua peripecia vital e intelectual.


No hay comentarios:

Publicar un comentario