miércoles, 28 de septiembre de 2011

CHARLES DE GAULLE

























- Como los políticos nunca creen lo que dicen, se sorprenden cuando alguien sí lo cree.

- Lo que pensamos de la muerte sólo tiene importancia por lo que la muerte nos hace pensar de la vida.


Charles-André-Joseph-Marie de Gaulle fue un militarpolítico y escritor francésPresidente de la República Francesa de 1958 a 1969, inspirador del gaullismo, promotor de la reconciliación franco-alemana y una de las figuras influyentes en la historia del proceso de construcción de la Unión Europea.
Con el rango de capitán combatió en la Primera Guerra Mundial, siendo apresado y herido en varias ocasiones. Durante el período de entreguerras ejerció diversos cargos militares, en particular el de secretario del Consejo de Defensa Nacional (19371940), bajo el mando del mariscal Pétain. Ante la rendición de su país frente a los invasores alemanes durante la Segunda Guerra Mundial, fundó en su exilio en Londres el movimiento «Francia Libre» en contra del gobierno de Vichy y prosiguió la lucha desde las colonias y apoyando la Resistencia interior. Tras la liberación de Francia, encabezó el gobierno provisional de la República hasta 1946.
En 1958 llegó a la presidencia de la República y durante su mandato tuvo que hacer frente a la resolución de la guerra argelina, la renovación del sistema político con la instauración de la V República, la impulsión del proyecto europeo o el movimiento social de mayo de 1968, hasta su dimisión en 1969.
En 1921 se casó con Yvonne Vendroux, y fue padre de tres hijos: Philippe, Elizabeth  y Anne. En la etapa final de su Gobierno, se enfrentó a un recrudecimiento del conflicto social que derivará en el denominado «Mayo francés» (1968, una revuelta estudiantil y obrera que fuerza la caída del gabinete del primer ministro gaullista Georges Pompidou). Después de estos acontecimientos, De Gaulle convoca un referéndum sobre las regiones en Francia para lograr mayor legitimidad, pero pierde. Derrotado, dimitirá y se retirará de la política. Murió de un aneurisma el 9 de noviembre de 1970, dejando sus memorias inconclusas.



Desde su juventud, De Gaulle destacaba por su ingenio militar y sus innovadoras teorías, que los militares alemanes leyeron con más provecho que sus propios compatriotas, aplicándolas, precisamente, para desbordar la Línea Maginot y derrotar al poderoso Ejército francés en pocas semanas. Sin apenas soldados, desacreditado entre sus compañeros de armas por haber desobedecido a Pétain durante toda la guerra, De Gaulle no tuvo más armas que la obstinación y el orgullo. Su idea del honor y la grandeur francesa, respaldada por Churchill, le acabó sirviendo para que su país fuera considerado tras el Día D, como una potencia aliada más. Aunque Francia no había sido invitada a las conferencias de Yalta y Postdam, De Gaulle consiguió que fuera reconocida como potencia vencedora tras la capitulación alemana en mayo de 1945 y que, en consecuencia, obtuviera el rango de miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU. Considerado un héroe por sus compatriotas, la publicación en Francia de las Memorias de guerra supuso un gran acontecimiento. El libro, editado entre los años 1954 y 1959, apareció en tres partes: «El llamamiento», que recorre el período comprendido entre los años 1940 y 1942, «La unidad», de 1942 a 1944, y «La salvación», de 1944 a 1946.La Esfera de los Libros ha reunido estas tres partes en un solo volumen, cuya lectura, además de apasionante, es fundamental para comprender la Europa que resultó del mayor conflicto que ha sufrido la humanidad, a través de los ojos de un hombre que no sólo fue un gran estratega, sino también un importante estadista que devolvió a su país la confianza en sí mismo, llevándolo desde el abismo a la victoria

No hay comentarios:

Publicar un comentario