miércoles, 28 de septiembre de 2011

NIKOLAI GOGOL


















- Lo difícil es ganar miles honradamente. Los millones se amontonan sin trabajo


- El ejemplo tiene más fuerza que las reglas.

- La juventud es feliz en lo que tiene de porvenir

- El pánico es más contagioso que la peste y se comunica en un instante.

- Si yo no puedo ser feliz, quiero consagrar toda mi vida a la felicidad de mis semejantes


Nikolái Vasílievich Gógol fue un escritor en lengua rusa. A pesar de que muchas de sus obras muestran la influencia de su educación y cultura ucraniana, escribió en ruso, por lo que sus obras se consideran parte de la literatura rusa. Su obra más conocida es probablemente Almas muertas, considerada por muchos como la primera novela rusa moderna. Gógol escribió en una época de censura política. Su uso de elementos fantásticos es, como en las fábulas de Esopo, una manera de burlar al censor. Algunos de los mejores escritores soviéticos también recurrieron a la fantasía por razones similares. Gógol pasó casi cinco años viviendo en Italia y Alemania, viajando también algo por Suiza y Francia. Fue durante este periodo cuando escribió Almas muertas, cuya primera parte se publicó en 1842, y la novela histórica Tarás Bulba, protagonizada por el cosaco del mismo nombre y ambientada en el siglo XVI en tierras ucranias entonces rusas y que estaban parcialmente ocupadas por los polacos.  Tras volver de Jerusalén, Gógol decidió abandonar la literatura para concentrarse en la religión, bajo la influencia del sacerdote ortodoxo Padre Konstantínovskii. Entonces, Gógol quemó lo que había escrito de la segunda parte de Almas muertas diez días antes de su muerte el 21 de febrero / 4 de marzo de ese año en Moscú. Algunos fragmentos de esa segunda parte de Almas muertas sobrevivieron a la quema y han sido publicados. Gógol tuvo un impacto enorme y permanente en la literatura rusa. La influencia de Gógol se aprecia en escritores como Yevgeni ZamiatinMijaíl Bulgákov o Andréi Siniavsky (Abram Terts). Sus últimos cuatro años de vida, transcurrieron en una cómoda casa de dos plantas ubicada en lo que hoy se conoce como Nikitsky Boulevard de Moscú. Gógol falleció allí mismo en su alcoba, mentalmente muy enfermo y con un gran deterioro físico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario