miércoles, 28 de septiembre de 2011

JOHN DONNE




















- La muerte de cualquier hombre me disminuye, porque yo formo parte de la humanidad; por tanto nunca mandes a nadie a preguntar por quién doblan las campanas: doblan por ti

Ningún hombre es una isla, algo completo en sí mismo; todo hombre es un fragmento del continente, una parte de un conjunto.

Pueden amar los pobres, los locos y hasta los falsos, pero no los hombres ocupados

El mar es tan profundo en la calma como en la tempestad.


John Donne  fue el más importante poeta metafísico inglés de las épocas de la reina Isabel I (Elizabeth I) (1559-1603), el rey Jacobo I (James I) (1603-1625) y su hijo Carlos I (Charles I) (1625-1642). La poesía metafísica es más o menos el equivalente a la poesía conceptista del Siglo de Oro español de la que es contemporánea. Su obra incluye: poesía amorosareligiosatraduccionesepigramas, elegías según la tradición de imitación de los Amores de Ovidio (es decir, en realidad son poemas de amor), canciones y sermones en prosa. La poesía de Donne se caracteriza por su notable ingenio, el responsable de los conceptos novedosos, las paradojas, juegos de palabras y sutiles y brillantes analogías. Sus poemas suelen ser irónicos y cínicos, sobre todo cuando trata los motivos del hombre y el amor en los poemas presuntamente escritos en sus años de juventud. Temas comunes en sus poemas son el amor verdadero que une a los amantes fieles, la muerte (especialmente en su juventud y tras morir su esposa) y la religión.
En 1621, Donne fue nombrado deán de la catedral de San Pablo (Saint Paul's Cathedral), la antigua catedral gótica de Londres destruida en el incendio de 1665, cargo que ocupó hasta su muerte. Contrajo una grave enfermedad en 1623, durante la cual escribió su obra Devotions Upon Emergent Occasions. Es muy conocida la historia de su muerte: al parecer el día antes de morir dio un sermón que muchos dijeron fue el sermón de su propio funeral. El sermón lo interrumpió para recitar un discurso llamado Death's Duell, una obra maestra de la prosa inglesa del siglo XVII. Luego se retiró a su cámara y mandó a hacerse un retrato para el que posó envuelto en la mortaja con la que lo enterraron tras su muerte acaecida unas semanas después, el 14 de marzo de 1631.

No hay comentarios:

Publicar un comentario