miércoles, 28 de septiembre de 2011

SIR ARTHUR CONAN DOYLE

























- Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad.

Donde no hay imaginación, no hay horror.

La impresión de una mujer puede ser más valiosa que un análisis razonable.

No sirve de nada alimentarse de esperanzas y después desengañarse.

Las mujeres son secretistas por naturaleza, y les gusta practicar el secreto por su cuenta.

Toda la verdad es mejor que la duda indefinida.

La mediocridad no conoce nada superior a sí misma, pero el talento instantáneamente reconoce genios.

De todos los fantasmas, los fantasmas de nuestros antiguos amores son los peores.

Hay instintos más profundos que la razón.

- Es un pensamiento tonto enseñar a los hombres a ser perros de mala raza en la paz y pensar que serán leones en la guerra.


Sir Arthur Ignatius Conan Doyle (fue un médico y escritor escocés, creador del célebre detective de ficción Sherlock Holmes. Fue un autor prolífico cuya obra incluye relatos de ciencia ficción, novela histórica, teatro y poesía.  Al estallar la Primera Guerra Mundial en 1914, intenta alistarse, a sus 55 años, como simple soldado raso. En su carta defiende que es fuerte y tiene una voz audible. Lo rechazan, pero ayuda con la propaganda y con el apoyo de voluntarios civiles desde el Reino Unido. La muerte de uno de sus hijos, Kingsley, por una neumonía que contrajo en la guerra, le hace estrechar su vínculo con los círculos del Espiritismo fundado por Allan Kardec, doctrina a la que dedicó mucho tiempo y energías, publicando además en 1926History of spiritualism y defendiéndolo en sus numerosas polémicas, por ejemplo, contra su propio amigo Harry HoudiniMurió el 7 de julio de 1930, con 71 años, de un ataque al corazón, en Crowborough, East Sussex (Inglaterra). Una estatua suya se encuentra en esa localidad donde residió durante 23 años. Fue enterrado en el cementerio de la iglesia de Minstead en New Forest, Hampshire

No hay comentarios:

Publicar un comentario