miércoles, 28 de septiembre de 2011

ANA FRANK
























- Tuve la suerte de ser arrojada bruscamente a la realidad.

El papel es mas paciente que los hombres.

Quien es feliz hace feliz a los demás también.

Quiero que algo de mí perdure después de la muerte.

Una persona puede sentirse sola, aún cuando mucha gente la quiera.

La pereza puede parecer atractiva, pero el trabajo da satisfacción.

Podrán callarnos, pero no pueden impedir que tengamos nuestras propias opiniones.

Llegará el día en que termine esta horrible guerra y volveremos a ser personas como los demás, y no solamente judíos.

Los padres sólo pueden dar buenos consejos o ponerlos en el camino del bien, pero la formación del carácter de una persona reside en ella misma.



Annelies Marie Frank Hollander, conocida en español como Ana Frank , fue una niña judía alemana, mundialmente conocida gracias al Diario de Ana Frank, la edición en forma de libro de su diario íntimo, donde dejó constancia de los casi dos años y medio que pasó ocultándose, con su familia y cuatro personas más, de los nazis en Ámsterdam (Países Bajos) durante la Segunda Guerra Mundial. Su familia fue capturada y llevada a distintos campos de concentración alemanes. El único superviviente de los ocho escondidos fue Otto Frank, su padre. Ana fue enviada al campo de concentración nazi de Auschwitz el 2 de septiembre de 1944 y, más tarde, al campo de concentración de Bergen-Belsen, donde murió de tifus el 12 de marzo de 1945, pocos días antes de que éste fuera liberado. En 1947, apenas dos años después de terminada la guerra, Otto publicó el diario bajo el título La casa de atrás (en neerlandésHet Achterhuis).

No hay comentarios:

Publicar un comentario