miércoles, 28 de septiembre de 2011

GIÁCOMO LEOPARDI

























- No temas ni a la prisión, ni a la pobreza, ni a la muerte. Teme al miedo.


- La felicidad está en la ignorancia de la verdad


- Cada uno es tan infeliz como cree

Las personas no son ridículas sino cuando quieren parecer o ser lo que no son.

La paciencia es la más heroica de las virtudes, precisamente porque carece de toda apariencia de heroísmo

No hay nada más raro en el mundo que una persona a la que siempre podamos tolerar.

- La vejez es mala porque priva al hombre de todos los placeres dejándole los apetitos.


El conde Giacomo Taldegardo Francesco di Sales Saverio Pietro Leopardi  fue un poeta, filósofo, filólogo, erudito italiano del RomanticismoDesde su nacimiento Giacomo fue minado por la enfermedad: tuvo una enfermedad de Pottque le combó la espalda y además padeció un severo raquitismo; consumió su infancia estudiando desesperadamente y leyendo con una curiosidad inagotable hasta altas horas de la noche. A los once años lee a Homero, a los trece escribe su primera tragedia; a los catorce la segunda: Pompeyo en Egipto; a los quince un ensayo sobre Porfirio. A esa edad conocía ya siete lenguas y había estudiado casi de todo: lenguas clásicas, hebreo, lenguas modernas, historiafilosofíafilologíaciencias naturales y astronomíaEn 1833 marcha a Nápoles, donde muere en 1837; su gran amigo Antonio Ranieri lo libra de la fosa común y costea su tumba y lápida, publicando años después el primer estudio biográfico sobre el poeta.


Canzoni (1824), edición "Annesio", Nápoles. Es el primer gran libro de poesías de Leopardi donde se presenta como poeta ético y civil. La obra consta de diez composiciones escritas entre 1818 y 1823

No hay comentarios:

Publicar un comentario