lunes, 26 de septiembre de 2011

EMILY DICKINSON

























- Todo lo que sabemos del amor es que el amor es todo lo que hay.


- Todo mi patrimonio son mis amigos

- Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro

- Ignoramos nuestra verdadera estatura hasta que nos ponemos en pie

- Triste puedo estar solo; para estar alegre necesito compañía

- El hoy hace que el ayer signifique.

- El corazón sigue sollozando en su sueño.

- La vida es para dos. Nunca para un comité

- El dolor que merece la pena no se va tan rápido.

- No recibo cartas de los muertos, y sin embargo, cada día los quiero más.

- La gratitud es el único secreto que no puede revelarse por sí mismo.

- El amor de Dios puede ser enseñado para que no parezcamos osos.

- Uno aprende, cuando se hace viejo, que ninguna ficción puede ser tan extraña ni parecer tan improbable, como lo sería la simple verdad.

- El Cielo ronda tenazmente a aquellos que lo encuentran aquí abajo, y los arrebata

- La verdad es algo tan infrecuente que es preciso decirla

Emily Elizabeth Dickinson fue una poeta estadounidense, cuya poesía apasionada ha colocado a su autora en el reducido panteón de poetas fundacionales estadounidenses que hoy comparte con Edgar Allan PoeRalph Waldo Emerson y Walt Whitman. Emily Dickinson pasó gran parte de su vida recluida en una habitación de la casa de su padre en Amherst y, excepto cinco poemas (tres de ellos publicados sin su firma y otro sin que la autora lo supiera), su ingente obra permaneció inédita y oculta hasta después de su muerte. Cuando murió su sobrino menor, último hijo de Austin Dickinson y Susan Gilbert, el espíritu de Emily, que adoraba a ese niño, se quebró definitivamente. Pasó todo el verano de 1884 en una silla, postrada por el Mal de Bright, la misma nefritis que acabó conMozart. A principios de 1886 escribió a sus primas su última carta: "Me llaman"Emily Dickinson pasó de la inconsciencia a la muerte el 15 de mayo de 1886.

No hay comentarios:

Publicar un comentario