domingo, 25 de septiembre de 2011

BALDOMERO FERNÁNDEZ MORENO
























Ante la poesía da tanto temblar como comprender.

Cada vez que tengo que espantar una mosca con la mano echo de menos el rabo

El poeta debe caer como un halcón sobre su presa y dejarla en los huesos

Los higos exigen el canastillo trenzado. Las cerezas, el cuenco de la mano. Las uvas la boca entreabierta.


Yo soy un hombre del mundo, pero del otro



Baldomero Fernández Moreno fue un poeta argentino y médico rural. Su poesía, universal y hondamente nacional al mismo tiempo, ha inmortalizado la estética de los barrios porteños y la cálida placidez de las provincias y sus características rurales. Su soneto más recordado es «Setenta balcones y ninguna flor».  Falleció el 7 de junio de 1950 en Buenos Aires, su ciudad natal, con 64 años y por un derrame cerebral.

La casa donde vivió, al sur del barrio Flores ubicada en la calle Francisco Bilbao 2390, aún se conserva, y una placa de bronce en el frente recuerda que allí vivió el poeta. También se ha bautizado con su nombre a una calle de esa zona de la ciudad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario