jueves, 20 de septiembre de 2012

FRIDA KAHLO























Mi pintura lleva con ella el mensaje del dolor.


Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón, más conocida como Frida Kahlo, fue una pintora mexicana. Casada con el célebre muralista mexicano Diego Rivera, su vida estuvo cruzada por el infortunio de una enfermedad infantil y por un grave accidente en su juventud que la mantuvo postrada durante largos periodos, llegando a someterse hasta 32 operaciones quirúrgicas. Llevó una vida poco convencional, fue bisexual y entre sus amantes estuvo León Trotski. Su obra pictórica gira temáticamente en torno a su biografía y a su propio sufrimiento. Pintó unas 200 obras, principalmente autorretratos, en los que proyectó sus dificultades por sobrevivir. La obra de Kahlo está influenciada por su esposo, Diego Rivera, con el que compartió su identificación por el arte popular mexicano de raíces indígenas que inspiró también a otros pintores mexicanos del periodo post-revolucionario. Expuso individualmente su obra en Nueva York (1938) y en París (1939). Hasta entonces había pintado solo privadamente y a ella misma le costó admitir que su obra pudiese tener un interés general. Aunque gozó de la admiración de destacados pintores e intelectuales de su época como Pablo Picasso, Wassily Kandinski, André Bretón o Marcel Duchamp, su obra alcanzó fama y verdadero reconocimiento internacional después de su muerte, a partir de la década de 1970. Fue descrita por André Breton como surrealista, pero ella misma negaba esta clasificación al considerar que no pintaba sueños, sino su propia realidad. Murió en Coyoacán el 13 de julio de 1954. No se realizó ninguna autopsia. Fue velada en el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México y su féretro fue cubierto con la bandera del Partido Comunista Mexicano, hecho que fue muy criticado por la prensa nacional. Su cuerpo fue incinerado en el Crematorio Civil de Dolores y sus cenizas las alberga la Casa Azul de Coyoacán, lugar que también la vio nacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario