lunes, 1 de abril de 2013

MARCO AURELIO


- Destruye la queja de "se me ha dañado" y destruido queda el daño

- El verdadero modo de vengarse de un enemigo, es no asemejársele

- Lo que no es útil para la colmena, no es útil para la abeja.

- A la piedra arrojada, no le importa caer ni subir.

- Ten muy presente que los hombres, hagas lo que hagas, siempre serán los mismos.

- Si no conviene, no lo hagas; si no es verdad, no lo digas. Sé dueño de tus inclinaciones.

- Realiza cada una de tus acciones como si fuera la última de tu vida.

- Morir no es otra cosa que cambiar de residencia.

- No obres como si fueras a vivir mil años; obra como si el fin estuviera muy cerca.

- La dulzura, cuando es sincera, es una fuerza invencible.

- Te embarcaste, surcaste mares, atracaste: ¡desembarca!

- El arte de vivir se asemeja más a la lucha que a la danza.

Marco Aurelio Antonino Augusto (apodado el Sabio o Philosopho)  nacido en Roma, fue co-emperador del Imperio romano desde el año 161 hasta el año de su muerte en 180. Fue el último de los llamados Cinco Buenos Emperadores, tercero de los emperadores de origen hispano y está considerado como una de las figuras más representativas de la filosofía estoica. Marco Aurelio y Lucio Vero fueron hijos adoptivos de Antonino Pío por mandato de Adriano y los dos primeros que imperaron conjuntamente en la historia de RomaSu gobierno estuvo marcado por los conflictos militares en Asia frente a un revitalizado Imperio parto y en Germania Superior frente a las tribus bárbaras asentadas a lo largo del Limes Germanicus, en la Galia y a lo largo del Danubio. Durante el período de su imperio tuvo que hacer frente a una revuelta en las provincias del Este liderada por Avidio Casio a la cual aplastó. La gran obra de Marco Aurelio, Meditaciones, escrita en griego helenístico durante las campañas de la década de 170, todavía está considerada como un monumento al gobierno perfecto. Se la suele describir como "una obra escrita de manera exquisita y con infinita ternura".Marco Aurelio murió el 17 de marzo de 180 en la ciudad de Vindobona (moderna Viena), en compañía de su hijo y sucesor Cómodo. Tras su muerte fue deificado y sus cenizas se transportaron a Roma, donde permanecieron en el Mausoleo de Adriano (moderno Castillo Sant'Angelo) hasta el saqueo visigodo de la ciudad en el año 410. Se construyó además una columna conmemorando sus victorias contra los sármatas y los germanos. A su muerte, Marco Aurelio fue capaz de asegurar la sucesión de su hijo Cómodo, al que nombró César en el año 166 y con el que compartió el gobierno del Imperio desde el año 177. Sin embargo, al final esta decisión se tornaría muy poco afortunada. Este nombramiento, que puso fin a una serie de "emperadores adoptivos", fue criticado posteriormente por una serie de historiadores, debido sobre todo a que Cómodo se convirtió en un líder político y militar paranoico, tremendamente egoísta y afectado por problemas neuróticos. Por esta razón, la muerte de Marco Aurelio ha sido considerada como el fin de la época de mayor prosperidad del Imperio, conocida como la Pax Romana. Es posible que la elección de Cómodo se debiera a la simple ausencia de otros candidatos o al miedo de que una sucesión incierta diera pie al inicio de una guerra civil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario