domingo, 1 de septiembre de 2013

PAULO VI


- La dignidad del hombre requiere que obre según su libre elección, sin ninguna coacción externa.

-  No desprecies el recuerdo del camino recorrido. Ello no retrasa vuestra carrera, sino que la dirige; el que olvida el punto de partida pierde fácilmente la meta.

La vida no pertenece al hombre. Le sobrepasa porque ha sido recibida de Dios. Es sagrada. Ningún hombre puede disponer de ella a su antojo.

Si quieres la paz, lucha por la justicia.

Se puede pecar contra la verdad lo mismo por omisiones calculadas como por informaciones inexactas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario