martes, 1 de octubre de 2013

MAXIMILIEN ROBESPIERRE


- Se puede abandonar a una patria dichosa y triunfante. Pero amenazada, destrozada y oprimida no se le deja nunca; se le salva o se muere por ella.

- El secreto de la libertad radica en educar a las personas, mientras que el secreto de la tiranía está en mantenerlos ignorantes.

- Los países libres son aquellos en los que son respetados los derechos del hombre y donde las leyes, por consiguiente, son justas.

- El rey debe morir para que el país pueda vivir.

- El que pide con timidez se expone a que le nieguen lo que pide sin convicción.

- ¿Hasta cuándo el furor de los déspotas será llamado justicia y la justicia del pueblo, barbarie o rebelión?

- Cuando el gobierno viola los derechos del pueblo, la insurrección es para el pueblo el más sagrado e indispensable de los deberes.

- El gobierno en una revolución es el despotismo de la libertad contra la tiranía.

- Toda ley que viole los derechos inalienables del hombre es esencialmente injusta y tiránica, no es una ley en absoluto.

Maximilien François Marie Isidore de Robespierre mejor conocido como Maximilien Robespierre, fue un abogadoescritororador y político francés apodado «el Incorruptible». Fue uno de los más prominentes líderes de la Revolución francesadiputadopresidente por dos veces de la Convención Nacional, jefe indiscutible de la facción más radical de losjacobinos y miembro del Comité de Salvación Pública, entidad que gobernó Francia durante el periodo revolucionario conocido como el Terror.
Robespierre, jurista de profesión, inició su carrera como juez penal de la diócesis de Arras, además de ejercer como defensor legal, especialmente de los sectores más desposeídos, lo cual, junto con su entonces fuerte oposición a la pena de muerte y la notoriedad que acumuló como escritor, lo convirtieron en uno de los más notorios abogados de Arras. Su notoriedad pronto lo conllevó a la política, resultando electo diputado por el Tercer Estado en los Estados Generales en 1789, encarrilándose desde entonces en un inminente ascenso político, hasta alcanzar la presidencia de la Convención Nacional y transformarse en uno de los más poderosos líderes de la Revolución.
Entre 1793 a 1794, lideró el denominado «Reino del Terror», durante el cual gobernó, de forma autocrática, a Francia, sumiendo al país en un período de persecuciones políticas, incertidumbre generalizada y continuas ejecuciones por traiciónsediciónconspiración, entre muchos otros crímenes. Este periodo presentó a un Robespierre muy distinto al característico «Defensor del Pueblo», en su lugar, emergió un personaje firme, autoritario y decidido a purificar a Francia de cualquier opositor a la Revolución, justificando el uso de la Pena de Muerte a la que tanto se había opuesto en el pasado.
Finalmente, tras que el mismo Robespierre, incentivara la muerte de Georges Danton, ello acaba desencadenando una serie de divisiones políticas dentro de la Convención Nacional, ante lo cual Robespierre reacciona redireccionando cada vez más poder de gobierno hacia el Comité de Salvación Pública, lo cual sólo agrava aún más la situación, generando finalmente que un cuerpo de soldados opuestos a sus políticas tomaran elAyuntamiento de París, donde él y varios de sus allegados y seguidores se encontraban, siendo herido en la mandíbula en circunstancias inciertas. Finalmente es arrestado y guillotinado el 28 de julio de 1794 (10 de Termidor) junto a 21 de sus seguidores.
Robespierre acabó sucumbiendo a su «caída política», ocasionada por la propia inestabilidad que él mismo había generado, siendo así, consumido por las circunstancias por él desencadenadas. Su muerte fue seguida de una «reacción termidoriana», que desmanteló el régimen delTerror e hizo añicos el gobierno puramente revolucionario, estableciéndose en su reemplazo el Directorio, de carácter más conservador

No hay comentarios:

Publicar un comentario