martes, 1 de octubre de 2013

LEÓN TROTSKY


Una revolución no es digna de llamarse tal si con todo el poder y todos los medios de que dispone no es capaz de ayudar a la mujer —doble o triplemente esclavizada, como lo fue en el pasado— a salir a flote y avanzar por el camino del progreso social e individual.
Enviar frase


No hay comentarios:

Publicar un comentario