jueves, 1 de mayo de 2014

MARLENE DIETRICH


- Una mujer hermosa agrada a los ojos; una mujer buena agrada al corazón; la primera es un dije; la segunda es un tesoro.

- Son los amigos que puedes llamar a las cuatro de la mañana los que importan.

- Abandonarse al dolor sin resistir, suicidarse para sustraerse de él, es abandonar el campo de batalla sin haber luchado un poco.

- El momento más peligroso llega con la victoria


- Antes de pensar en la injuria que hemos recibido, hay que dejar pasar cuando menos una noche.

- De lo sublime a lo ridículo no hay más que un paso

- Denme 100 hombres y tomaré el mundo

- Después de cometer el error de sufrir un infortunio, el hombre talentoso siempre se recupera

- En la guerra como en el amor, para acabar es necesario verse de cerca

- En las revoluciones hay dos clases de personas; las que las hacen y las que se aprovechan de ellas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario