jueves, 29 de agosto de 2013

RYSZARD KAPUSCINSKI


Para ejercer el periodismo, ante todo, hay que ser buenos seres humanos. Las malas personas no pueden ser buenos periodistas. Si se es una buena persona se puede intentar comprender a los demás, sus intenciones, su fe, sus intereses, sus dificultades, sus tragedias.

La historia responde simplemente a la pregunta: ¿por qué? 

Un hombre no empuña un hacha para proteger su cartera, sino en defensa de su dignidad.

Ahora se suele criticar a la televisión por transmitir tanta violencia, cuando más cruel ha sido la Biblia: en sus páginas se come a niños, se llama a matar a los enemigos, se queman casas, se sacan los ojos a los hombres. Los dueños de la televisión moderna no han inventado nada nuevo.

Para ser periodista hay que ser buena persona ante todo.
En el buen periodismo, además de la descripción de un acontecimiento, tenéis también la explicación de por qué ha sucedido; en el mal periodismo, en cambio, encontramos sólo la descripción, sin ninguna conexión o referencia al contexto histórico

Ryszard Kapuściński  fue un periodistahistoriadorescritorensayista y poetaEstudió Historia en la Universidad de Varsovia, aunque finalmente se dedicó al periodismo. Colaboró en TimeThe New York TimesLa Jornada y Frankfurter Allgemeine Zeitung. Compaginó desde 1962 sus colaboraciones periodísticas con la actividad literaria y ejerció como profesor en varias universidades.
Fue maestro de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, creada y presidida por Gabriel García Márquez. Fue corresponsal en el extranjero hasta 1981. Falleció a causa de un paro cardiaco después de una reciente operación a causa de un cáncer.


No hay comentarios:

Publicar un comentario