viernes, 30 de agosto de 2013

DULCE MARÍA LOYNAZ


- Miro siempre al sol que se va porque no sé qué algo mío se lleva

- Yo no diré que él sea el más hermoso, ¡pero es mi río, mi país, mi sangre!

- Hay algo muy sutil y muy hondo en volverse a mirar el camino andado... El camino en donde, sin dejar huella, se dejó la vida entera.

María de las Mercedes Loynaz Muñoz (Dulce María Loynaz Muñoz) , una de las principales figuras de la lírica cubana y universal. Mereció el premio Miguel de Cervantes en 1992. En el linaje de la Loynaz se entrecruzan importantes personalidades cubanas y universales, su propio padre, Enrique Loynaz del Castillo, poeta y General del Ejército MambíIgnacio Agramonte y Loynaz, la destacada poetisa Gertrudis Gómez de Avellaneda y Martín de la Ascensión, uno de los 26 mártires de Japón al que le dedicara un extenso poema en prosa. Publicó sus primeros poemas en La Nación en 1920, año en que también visitó a losEstados Unidos. A partir de esa fecha realiza numerosos viajes por Norteamérica y casi toda Europa. Sus viajes incluyeron visitas a TurquíaSiria,LibiaPalestina y Egipto. Visitó México en 1937, varios países de América del Sur entre 1946 y 1947 y las Islas Canarias en 1947 y 1951, en donde fue declarada hija adoptiva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario