miércoles, 27 de junio de 2012

EVA PERÓN



Como mujer siento en el alma la cálida ternura del pueblo de donde vine y a quien me debo.

 De nada valdría un movimiento femenino en un mundo sin justicia social.

 Donde existe una necesidad nace un derecho.

 El mundo será de los pueblos si los pueblos decidimos enardecernos en el fuego sagrado del fanatismo.

 Mis queridos descamisados 

 Nuestra patria dejará de ser colonia, o la bandera flameará sobre sus ruinas. 

 Renuncio a los honores, pero no a la lucha. 

 Sangra tanto el corazón del que pide, que hay que correr y dar, sin esperar.

 No nos alcanzará el alambre de fardo para colgar a los contreras. 

 No dejaré piedra sobre piedra que no sea peronista. 


El arma de los imperialismos es el hambre. Nosotros, los pueblos sabemos lo que es morir de hambre.

Nuestra patria dejará de ser colonia, o la bandera flameará sobre sus ruinas.
Lo único que los mueve es la envidia. No hay que tenerles miedo: la envidia de los sapos nunca pudo tapar el canto de los ruiseñores


 María Eva Duarte de Perón (1919 -1952), llamada Evita, fue una actriz y política argentina. Como primera dama, siendo esposa del presidente Juan Domingo Perón, promovió el reconocimiento de los derechos de los trabajadores y de la mujer, entre ellos el sufragio femenino, y realizó una amplia obra social desde la Fundación Eva Perón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario