martes, 20 de marzo de 2012

HÉCTOR BERLIOZ


- Se dice que el tiempo es un gran maestro; lo malo es que va matando a sus discípulos.

La suerte de tener talento no es suficiente; uno debe también tener un talento para la suerte.

El amor no puede expresar una idea de la música, mientras la música no pueda expresar una idea del amor.

Todos los compositores saben de la angustia y desesperación que es olvidarse la idea por no tener tiempo de anotarla.


Louis Hector Berlioz  fue un compositor francés y figura destacada del romanticismo. Su obra más conocida es la Sinfonía fantástica (estrenada en 1830). Berlioz fue un gran orquestador y la influencia de su música fue extraordinaria. Berlioz estuvo muy influido por la literatura. En su Sinfonía fantástica, se inspiró en la obra de Thomas de Quincey, Confesiones de un inglés comedor de opio. Para La maldición de Fausto se basó en la traducción hecha por Gérard de Nerval sobre elFausto de Goethe; Harold en Italia, está basada en Las peregrinaciones de Childe Harold, de Byron; Benvenuto Cellini, sobre la autobiografía de Cellini; Romeo y Julieta, obviamente en la obra de Shakespeare, Romeo y Julieta; su magnum opus Les Troyensse inspira en la Eneida de Virgilio; la comedia Béatrice et Bénédict sobre otra obra de Shakespeare, Mucho ruido y pocas nueces.
Aparte de sus influencias literarias, Berlioz se fijó en los himnos de su maestro Jean-François Lesueur e imitó mucho a Beethoven, en aquel tiempo desconocido en Francia. También mostró reverencia a los trabajos deGluckMozartÉtienne MéhulCarl Maria von Weber y Gaspare Spontini.
En 1844, Héctor Berlioz compuso la primera obra que se conoce para saxofón, que es el sexteto Canto Sagrado, y que fue estrenada el 3 de febrero de 1844 bajo la batuta del propio Berlioz y con Adolphe Sax en la interpretación de su saxofón. Héctor Berlioz toma de Beethoven la teatralidad dejando de lado lo que se refiera a un modelo de desarrollo temático, algo que era fundamental para los músicos alemanes. No hay rasgos folklóricos en Berlioz; sin embargo, su Romeo y Julieta o su Sinfonía Fantástica son imperfectamente beethovianas y muy francesas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario