martes, 27 de septiembre de 2011

STHENDAL

























- Muy frecuentemente las lágrimas son la última sonrisa del amor


- Con las pasiones uno no se aburre jamás; sin ellas, se idiotiza

- La diferencia de la infidelidad en los dos sexo es tan real que una mujer apasionada puede perdonar una infidelidad, cosa imposible para un hombre

- El amor es una bellísima flor, pero hay que tener el coraje de ir a recogerla al borde de un precipicio

- Para un amante ya no hay amigos

- Lo que hace tan agudo el dolor de los celos, es que la vanidad no puede ayudar a soportarlo.

- Ir sin amor por la vida es como ir al combate sin música, como emprender un viaje sin un libro, como ir por el mar sin estrella que nos oriente

- Tener el carácter firme es tener una larga y sólida experiencia de los desengaños y desgracias de la vida.

- El hombre que no ha amado apasionadamente ignora la mitad más hermosa de su vida.

- El amor es como la fiebre: nace y se extingue sin que la voluntad tome en ello la menor parte

- El enamorado celoso soporta mejor la enfermedad de su amante que su libertad.

- Un hijo es un acreedor dado por la naturaleza

- Las mujeres demasiado bellas sorprenden menos el segundo día

- No hay más uniones legítimas que las que están gobernadas por una verdadera pasión.

Henri Beyle, más conocido por su seudónimo Stendhal, fue un escritor francés del siglo XIXValorado por su agudo análisis de la psicología de sus personajes y la concisión de su estilo, es considerado uno de los primeros y más importantes literatos del Realismo. Es conocido sobre todo por sus novelas Rojo y negro (Le Rouge et le Noir, 1830) y La cartuja de Parma (La chartreuse de Parme, 1839). Henri Beyle utilizó diferentes seudónimos para firmar sus escritos, siendo Stendhal el más conocido de ellos. Existen dos hipótesis verosímiles sobre el origen del seudónimo: la más aceptada es que tomara el seudónimo de la ciudad alemana de Stendal, lugar de nacimiento de Johann Joachim Winckelmann, fundador de la arqueología moderna y al que admiraba. Una segunda hipótesis es que el seudónimo sea un anagrama de Shetland, unas islas que Stendhal conoció y que le dejaron una profunda impresión. En 1841 tuvo un primer ataque de apoplejía y consiguió, por motivos de salud, un nuevo permiso para ir a París. El 22 de marzo de 1842, Stendhal sufre un nuevo ataque en plena calle. Trasladado a su domicilio, muere en la madrugada del 23 sin haber recuperado el conocimiento. Es enterrado al día siguiente en el cementerio de MontmartreEn su lápida hizo escribir el siguiente epitafio (tal como puede leerse en la fotografía): «Arrigo Beyle, milanese. Scrisse, amò, visse Ann. LIX M. II. Morì il XXIII marzo MDCCCXLII» («Henri Beyle, milanés. Escribió, amó, vivió 59 años, 2 meses. Murió el 23 de marzo de 1842»)

.

1 comentario:

  1. LAS LÁGRIMAS son aquellos besos que se van cayendo sin poder evitarlos, son ellas las últimas gotas que bañaran los recuerdos, esos que no se los llevará el olvido.

    ResponderEliminar