lunes, 26 de septiembre de 2011

ANDRÉ GIDE





















Muchas veces las palabras que tendríamos que haber dicho no se presentan ante nuestro espíritu hasta que ya es demasiado tarde

Hay que haber vivido un poco para comprender que todo lo que se persigue en esta vida sólo se consigue arriesgando a veces lo que más se ama.

El secreto de mi felicidad está en no esforzarse por el placer, sino en encontrar el placer en el esfuerzo.

Sabio es aquel que constantemente se maravilla

Ante ciertos libros, uno se pregunta: ¿quién los leerá? Y ante ciertas personas uno se pregunta: ¿qué leerán? Y al fin, libros y personas se encuentran.

Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado.

Una mujer no comienza a mostrar su edad hasta que empieza a ocultarla.

La edad también tiene ventajas muy saludables, se derrama mucho del alcohol que nos gustaría beber


André Paul Guillaume Gide  fue un escritor francésPremio Nobel de Literatura en 1947. Defensor de los derechos de los homosexuales.
Durante la década de 1930, brevemente se convirtió en comunista, pero quedó desilusionado luego de su visita a la Unión Soviética. Sus críticas al comunismo le ocasionaron que perdiera varios de sus amigos socialistas, especialmente cuando publicó su libro Regreso de la URSS en 1936. En 1933 colaboró con Ígor Stravinski en un ballet, Persephone.
Durante la Segunda Guerra Mundial regreso a África en 1942, y vivió allí hasta el final de la guerra. En 1947 fue ganador del Premio Nobel de Literatura.
Falleció el 19 de febrero de 1951. Al año siguiente, la Iglesia Católica incluyó sus obras dentro del Índice de libros prohibidos.
En sus novelas a menudo se ocupaba de los dilemas morales que vivió en su propia vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario