martes, 27 de septiembre de 2011

JULIO VERNE




- Qué gran libro se podría escribir con lo que se sabe. ¡Otro mucho mayor se escribiría con lo que no se sabe!


- Todo lo que yo invento, todo lo que yo imagino, quedará siempre más acá de la verdad, porque llegará un momento en que las creaciones de la ciencia superarán a las de la imaginación

- Todo lo que una persona puede imaginar, otras podrán hacerlo realidad

- No necesitamos continentes nuevos, sino personas nuevas

La civilización nunca retrocede, la ley de necesidad siempre fuerza a ir hacia adelante

- Con el submarino ya no habrá más batallas navales, y como se seguirán inventando instrumentos de guerra cada vez más perfeccionados y terroríficos, la guerra misma será imposible

- La ciencia se compone de errores, que a su vez, son los pasos hacia la verdad

Los poetas son como los proverbios: siempre se encuentra uno que está en contradicción con el otro

- Los yanquis no tienen rivales en el mundo como mecánicos, y nacen ingenieros como los italianos nacen músicos y los alemanes metafísicos

- El gran pesar de mi vida ha sido el hecho de que nunca he tenido lugar alguno en la literatura francesa.


Jules Gabriel Verne  conocido en los países de lengua española como Julio Verne, fue un escritor francés de novelas de aventuras. Considerado, junto con H. G. Wells, uno de los padres de la ciencia ficción, es el segundo autor más traducido de todos los tiempos, después de Agatha Christie, con 4.185 traducciones, de acuerdo con el Index Translationum. Sus obras más importantes han sido adaptadas al cine. Predijo con gran exactitud en sus relatos fantásticos la aparición de algunos de los productos generados por el avance tecnológico del siglo XX, como la televisión, el helicóptero, el submarino o las naves espaciales. Fue condecorado con la Legión de Honor por sus aportes a la educación y a la ciencia. El 9 de marzo de 1886, a la edad de 58 años, caminando de regreso a su casa, su sobrino Gastón, de 25 años, con quien llevaba una cordial relación, le disparó con un revólver, sin razones claras. La primera bala le erró, pero la segunda le hirió en la pierna izquierda, provocándole una cojera de la que no se recuperaría. El incidente fue ocultado por la prensa y Gastón pasó el resto de su vida en un manicomio. El 24 de marzo de 1905, enfermo de diabetes desde hacía años, Verne murió en su hogar, sita en el bulevar Longueville 44 (actualmente bulevar Julio Verne). Fue enterrado en el cementerio de La Madeleine, ubicado al noroeste de Amiens, en cuya tumba se representa a Verne emergiendo del sepulcro, obra del escultor Albert RozeEl 24 de marzo de 1905, enfermo de diabetes desde hacía años, Verne murió en su hogar, en el boulevard Longueville 44 (actualmente boulevard Julio Verne). Fue enterrado en el cementerio de La Madeleine, ubicado al noroeste de Amiens. En 1863, Verne había escrito una novela llamada París en el siglo XX acerca de un joven que vive en un mundo de rascacielos de cristal, trenes de alta velocidad, automóviles de gas, calculadores y una red mundial de comunicaciones, pero que no puede alcanzar la felicidad y se dirige a un trágico fin. Hetzel pensó que el pesimismo de esta novela dañaría la promisoria carrera de Verne y sugirió que esperase veinte años para publicarla. Éste puso el manuscrito en una caja fuerte, donde fue «descubierta» por su bisnieto en 1989y publicada en 1994.

No hay comentarios:

Publicar un comentario