lunes, 26 de septiembre de 2011

JUAN RAMÓN JIMÉNEZ























- ¡Qué triste es amarlo todo sin saber lo que se ama!


- El hombre es libre, tiene que ser libre. Su primera virtud, su gran hermosura, su gran amor es la libertad.

- En la soledad no se encuentra más que lo que a la soledad se lleva.

- Lo que más indigna al charlatán es alguien silencioso y digno.

- El poeta no es un filósofo, sino un clarividente.

- Si te dan un papel pautado, escribe por detrás.

- ¿Qué es el ser ante el color del mundo? El color del mundo es mayor que el sentimiento del hombre.

- La luna asombra mi vida como si fuera una ilusión.

- ¡En el amor está la estrella! ¡A ver quién puede cojerla!


Juan Ramón Jiménez Mantecón fue un poeta español, ganador del Premio Nobel de Literatura en 1956, por el conjunto de su obra, designándose como trabajo destacado de la misma, la narración lírica Platero y yoEn 1956 la Academia Sueca le otorga el Premio Nobel de Literatura por su obra Platero y Yo. Tres días después, muere su esposa enSan Juan. Él jamás se recuperará de esta pérdida y permanece en Puerto Rico mientras que Jaime Benítez, rector del Recinto de Río Piedras, acepta el premio en su nombre. Juan Ramón Jiménez fallece dos años más tarde, en la misma clínica en la que falleció su esposa. Sus restos fueron trasladados a España. Aunque por edad pertenece a la segunda generación, tiene una estrecha relación con las dos que la rodean. Se sumó al modernismo, siendo maestro de muchos de los autores vanguardistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario