lunes, 26 de septiembre de 2011

HEINRICH HEINE























Allí donde se queman los libros, se acaba por quemar a los hombres


Los ángeles lo llaman goce divino, los demonios lo llaman sufrimiento infernal y los hombres lo llaman amor

Dios me perdonará: es su oficio

En cuanto a la virtud, la fealdad es ya la mitad del camino.




 Christian Johann Heinrich Heine fue uno de los más destacados poetas y ensayistas alemanes del siglo XIX. Heine es considerado el último poeta del romanticismo y al mismo tiempo su enterrador. Heine conjura el mundo romántico - y todas las figuras e imágenes de su repertorio - para destruirlo. Tras el enorme éxito cosechado por su temprano "Libro de Canciones" (1827), que conoció doce ediciones en vida del autor, da por agotada "la lírica sentimental y arcaizante, y se abre paso a un lenguaje más preciso y sencillo, más realista".
A partir de entonces consiguió dotar de lirismo al lenguaje cotidiano y elevar a la categoría literaria géneros en aquel momento considerados menores, como el artículo periodístico, el folletín o los relatos de viaje. Además concedió al idioma alemán una elegante sencillez que éste nunca antes había conocido. Heine fue tan amado como temido por su comprometida labor como periodista, crítico, político, ensayista, escritor satírico y polemista. Debido a su origen judío y a su postura política Heine fue constantemente excluido y hostigado. Su actitud solitaria impregnó su vida, su obra y su recepción de ideas extranjeras. Heine sigue siendo hoy en día uno de los poetas del idioma alemán más traducidos y citados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario